Significado de la cruz celta

Ya sea que poseas una o que estés pensando en adquirirla, conocer su significado te ayudará a orientar el propósito de tenerla contigo. La cruz celta es una clásica cruz cristiana, pero que presenta la particularidad de contar con un círculo alrededor de su intersección.

Su imagen se remonta al inicio del cristianismo en Irlanda, por lo que los primeros ejemplares datan del siglo VII. Cien años más tarde, los monjes del territorio mandaron construir varias de ellas en piedra y fue así que se convirtió en todo un símbolo de Irlanda.

Cuenta con varios significados, todos ellos muy interesantes para orientarnos en distintos aspectos de la vida.

Los significados de la cruz celta

  • Los cuatro elementos de la vida: agua, aire, tierra y fuego 
  • El sol y la luna: este es el único significado doble de la cruz, ya que todos los demás representan cuatro elementos. En este caso, une la fuerza de los opuestos para conformar una fuerza superior mucho más poderosa que si se toman ambas por separado. 
  • Cuatro de los dioses de la religión celta: Nuada (del sur), Lugh (del este), L’a Fáil (del norte) y Dagda (del oeste) 
  • Cuatro festividades celtas: Beltane, Samhain, Imbolc y Lugfhnasadh

 ¿Para qué se usa la cruz celta?

Si bien muchas personas la han adoptado como un ícono meramente estético, no podemos olvidarnos que fue creada con el fin de unir las fuerzas de la tierra para conformar una unidad indivisible. Esto le confiere un poder y una energía muy especial a este símbolo, por lo que resulta interesante usarla con los siguientes propósitos:

  • Recargar nuestra energía: la cruz celta encierra la energía de las tierras fértiles de Irlanda. Por lo tanto, tenerla con nosotros depura las malas energías y nos llena de vigor, fuerza y renovadas ganas de emprender lo que la vida nos depare.

 

  • Rechazar la religión actual: una forma muy clara de hacer saber que no estamos de acuerdo con las bifurcaciones que la religión ha tomado para convertirse en algo más comercial para adaptarse a nuestros días, es portar la cruz celta. Ella es un símbolo de los orígenes de las verdaderas y más puras creencias.

 

  • Conectarnos con las criaturas feéricas: hadas, duendes, ninfas, sílfides y gnomos forman parte del folklore celta y la cruz nos conecta con ellos. Cada una de estas criaturas cumple con una función especial. Así es que si queremos que se nos anuncie una muerte inminente o simplemente deseamos sentir su energía para tener suerte, la cruz celta puede ser un puente entre ellas y nosotros. Debemos tener en cuenta que las criaturas del mundo feérico rara vez se comunican con nosotros sin una invitación de nuestra parte, y la cruz celta puede representar dicha invitación a participar de nuestras vidas.

 

FacebookTwitterWhatsApp