Como es Piscis cuando se enfada

¿Es Piscis calmado cuando se enfada?

Una persona de Piscis es uno de los seres más encantadores del planeta. La dulzura los inunda a tal punto que son capaces de irradiar un halo angelical que los convierte en criaturas de otro planeta. Sin embargo, cabe preguntarnos, ¿son capaces de conservar la calma cuando las cosas no salen como ellos las habían planificado? Descubre qué se esconde detrás de su sonrisa tierna y afable.

Cómo Piscis lidia con sus enojos

  • Detectan el peligro: este signo tiene dos etapas en su enojo. La primera de ellas es bastante tranquila y no necesariamente debe pasar a la segunda. Cuando las obligaciones y los problemas los acorralan, los peces encuentran la salida y se escabullen, tal como lo hacen en el mar.

 

  • Huyen del peligro: una de las peores cosas que le pueden pasar es sentirse presionados para cumplir con fechas o resultados. Un ultimátum en el amor es un arma letal para estos nativos. No obstante, mientras puedan encontrar una salida para desconectarse, no es tan grave.

 

  • Cuando el pez se ve acorralado: el problema puede llegar a suscitarse cuando todas las salidas están obstruidas o cuando una persona se empecina en sacarlos de quicio. En este caso, pasarían a la segunda etapa de su enojo, la cual puedes estar seguro que no querrás conocer.

El doble efecto del enfado del pez

  • Un estallido inesperado: por un lado, tenemos el hecho de que estamos acostumbrados a una forma de ser flexible y armoniosa. Por eso es que nos resulta en extremo sorprendente que de buenas a primeras estallen.

 

  • Reacciones que no estaban en el libreto: también nos juega en contra no enterarnos de su muy largo proceso interno, en el cual aguantan y resisten hasta que ya no pueden más. Por lo tanto, los vemos pasar de un estado apacible a una reacción violenta.

 

  • Caiga quien caiga: en segunda instancia, aguantar y aguantar termina haciendo que estos nativos exploten y lancen su desconformidad hacia todos lados, sin medir quien pueda resultar salpicado por su ira, en apariencia repentina.

Las reacciones desmedidas de un signo siempre muy medido

Una vez en la segunda etapa de su enojo, para un Piscis no hay vuelta atrás. Es entonces que puedes ser víctima de los más soeces insultos, al mismo tiempo que de alguna agresión física también. Toma en cuenta que este paciente personaje del zodiaco ha llegado a aguantar lo indecible antes de manifestarse, por lo que ahora no hay forma de convencerlo de ser razonable.

La tan esperada vuelta a la calma

  • Asumir responsabilidades: el camino hacia la reconciliación con el pez no pasa por manifestarte herido y ofendido ante sus crueles comentarios, sino por hacer una reflexión y un mea culpa que te convierta en parte responsable de ese enojo.

 

  • No dejes de sonreírle: una vez la tempestad se calme, sólo debes hablar con él o ella y reconocer tu responsabilidad y pedir disculpas. No hay nada que una sonrisa no pueda hacer para volver a ser amigos como antes.

FacebookTwitterWhatsApp