Cómo es Aries cuando se enfada

Aries – un signo que sabe cómo demostrar su ira

Para saber cómo es Aries cuando se enfada sólo tenemos que probar ofenderlo con algo mínimo, y veremos todo un despliegue de ira y cólera digno de una escena teatral de Broadway. La mesura no forma parte de su manera de reaccionar cuando se siente vulnerado, por lo que no esperes que se siente a conversar contigo de forma civilizada, más bien saca tu escudo, porque se viene una lluvia de misiles.

Rasgos de Aries cuando el enojo lo supera

  • Monopoliza la conversación: Aries no necesita de grandes motivos para enojarse, hay veces que simples comentarios pueden hacerlo sentir ofendido y ya eso bastará para que descargue su ira sobre la persona que lo ha hecho enfadar. Una vez la tormenta se desata, ya no habrá nada que hacer excepto esperar con la cabeza baja, porque cualquier intento por defenderte será considerado un ataque.

 

  • Hablan sin pensar: estos nativos tienden a ser muy explosivos en los momentos de ira, y no miden lo que dicen en el medio del fragor de la discusión que parecieran estar teniendo consigo mismos. No esperes mesura en estos momentos, sino que debes procurar permanecer callado hasta que el huracán pase y todo vuelva a la normalidad.

 

  • Puede escaparse un insulto: no es de extrañar que se cuele algún insulto, pero para ellos se trata de algo natural, puesto que es parte de la verborragia de la que son víctimas cuando el enojo los supera. En estos momentos les resulta un desafío imposible el hecho de poder pensar y discernir entre una reacción pacífica y una más irascible.

 

  • Los reclamos del otro son desestimados: el problema puede aumentar si es que decides argumentar a tu favor en ese momento, puesto que Aries no se quedará callado y no reparará en aumentar la voz para minimizar tus reclamos. No importa quién tiene la razón, este es el momento de Aries y debes dejarlo explayarse y hacer alarde de sus facultades histriónicas, más tarde habrá tiempo para retractarse, si es que hace falta.

¿Y después de la tormenta?

  • La calma se instaura nuevamente: un aspecto positivo de los enojos del carnero es que no quedan vestigios de rencor en su corazón, y lo mismo espera con respecto al tuyo. Una vez la calma se instaura nuevamente, las cosas vuelven a estar como antes y hasta se olvidará los motivos que lo hicieron ponerse tan mal.

 

  • Se asoma una disculpa: este es el momento en que afloran las disculpas por parte de este signo tan temperamental, a partir de ahora todo volverá a estar como en el minuto cero de la discusión. Si la reacción fue demasiado exagerada, ellos serán los primeros en reconocer sus exabruptos.

 

  • Tómatelo con calma, nada ha pasado en verdad: lo mejor que tú puedes hacer es dejar que tu cabeza se enfríe y tomarte las cosas como de quien vienen: de una persona que no tiene la culpa de haber nacido bajo la influencia de un signo colérico.

FacebookTwitterWhatsApp