Cómo es el niño de Capricornio

¿Hay un Capricornio en la bolsa de la cigüeña?

Si estás esperando un futuro integrante de la familia que sabes nacerá en el período comprendido por el signo de Capricornio, hay muchas cosas que necesitarás saber del signo para así darle a ese bebé la mejor bienvenida posible. Este es un signo caracterizado por la diplomacia, las sonrisas que ocultan una cierta pena y por un marcado interés por los bienes materiales. Pero ¿será igual con los niños? Descúbrelo en este imperdible artículo.

Características del niño de Capricornio

Analítico: tal vez tu mundo se caiga al piso cuando le estés leyendo un hermoso cuento de hadas a tu niño nacido bajo la influencia de la cabra y este te pregunte cómo es posible que Caperucita Roja haya tenido una conversación con el lobo disfrazado de su abuela si es que los lobos no cuentan con la facultad del habla. Por mucho que te esfuerces por ponerle magia al mundo de tu pequeño Capricornio, él sabrá analizar la información que le das, desmenuzarla y contarte acerca de tus contradicciones.

Pensativo: cuando una persona es tan analítica, es de esperar verla perdida en sus pensamientos. No debemos confundir esto con soñar despierto, ya que este no es un signo de sueños, sino de planes y proyectos, incluso desde antes de dejar su corral.

Adora su alcancía: tal vez pueda llegar a convertirse en su objeto preferido, y no es que le otorgue el mismo uso que le da a sus juguetes. Lo que ocurre es que este inteligente pequeño sabe muy bien que el contenido de ese chanchito o vaquita de cerámica lo acercará a todas esas hermosas cosas que quiere tener, tales como una casa, un auto y una empresa… sí, claro, estamos hablando de un futuro muy lejano, pero que Capricornio tiene muy presente desde la cuna.

Satisfacción postergada: este es un signo privilegiado en este aspecto, ya que sus niños son capaces de postergar el placer momentáneo para obtener uno mayor dentro de un tiempo. Por ejemplo, saben que si juntan durante un año su mesada, en vez de gastarla en pequeñeces, podrán tener acceso a algo realmente importante dentro de un tiempo. Esta característica marcará el paso de su éxito cuando crezcan.

Aplomo: no importa si le ocurre algo alucinante o algo realmente penoso, ellos sabrán llevarlo con la calma y la tranquilidad que le confieren el hecho de tener la madurez casi de un adulto.

Un libro es mejor que la pelota: en vez de poner a su cuerpo a corretear detrás de una pelota que le resulta tan esquiva, tu pequeño de Capricornio preferirá un libro que le permita conocer más del mundo y lo haga pensar.

Perseverante: si algo falla hoy, no hay ninguna evidencia que diga que mañana también debe fallar. Por lo tanto, lo único que se puede hacer ante el fracaso, es volver a intentarlo hasta que el éxito se haga presente.

Mucha tolerancia a la frustración: al contrario de lo que le ocurre a la mayoría de los niños, los Capricornio vienen programados por las estrellas para que la frustración no sea otra cosa que un elemento más en el proceso de aprendizaje.

FacebookTwitterWhatsApp