Cómo es Leo cuando se enfada

El enojo eterno de Leo

Cuando lo miras interactuar con las personas que forman su séquito de seguidores, creerías que es imposible que un ser tan carismático se enoje. Sin embargo, todos tenemos esos puntos que, al ser tocados, nos hacen saltar.

Aprende todo acerca de cómo es Leo cuando se enfada y toma las precauciones necesarias para evitarle y evitarte ese mal momento. Es muy importante determinar qué es lo que motiva el enojo de este signo de fuego: el dolor. Cuando los leones se sienten ofendidos, agredidos o traicionados, su primer reacción es el enojo. El problema es que son capaces de perpetuar dicho enfado durante muchos años, tal vez incluso para toda la vida. Conoce cómo reacciona y qué ocurre después de que Leo decide que es momento de decir «basta» con más énfasis que antes.

Características que definen al león enojado

Rencoroso

Leo no explota, o difícilmente lo hace. Sus enojos lo llevan a guardar un secreto rencor hacia ti durante mucho tiempo. No tienen reparos en quedarse resentidos contigo toda la vida. Podrán aceptar tus disculpas, pero siempre quedará lo que hiciste en el fondo de su corazón, como una mancha indeleble que se quedará ahí para recordarle que no has sido como él o ella esperaba que fueras.

Orgulloso

Nunca esperes que un león venga a pedirte perdón o que intente una reconciliación. Es muy común que adopten una postura altanera y se pongan ellos mismos en un pedestal del que será muy difícil bajarlos. Incluso cuando les pides perdón porque eres tú quien ha ofendido, no es nada fácil lograr que te lo concedan. Sabes bien que a largo plazo lo conseguirás, pero no insistas mucho en el momento, porque eso puede empeorar las cosas.

Frontal

Cuando estos nativos sienten que tienen que decirte algo, lo harán de frente y sin pelos en la lengua. Sus palabras serán muy claras y su actitud tajante. Una vez que llega al límite de su paciencia, no esperes que vuelva atrás, porque no lo hará. Pueden ser muy pacientes contigo, pero no creas que su tolerancia es eterna.

¿Perder? – ¡Nunca!

Su fuerte temperamento los lleva a querer llevar la discusión a los límites que sea necesario para poder ganarla. Jamás cederá en su posición y nunca reconocerá que tienes razón, aunque la tengas. Es mejor dejarlos ganar la discusión, ya que la misma no llegará a su fin hasta que el león no sienta que la ha ganado.

Despectivo

Si el orgullo del león se ha visto herido, entonces sus representantes actúan de forma despectiva, dedicándote todo el desprecio del mundo. Hablan desde las alturas que su ego herido les confiere y toman una distancia de hielo para con su agresor.

Sus contadas explosiones

En ciertas circunstancias, Leo puede llegar a explotar. Si esto ocurre, no hay nada de qué preocuparse, ya que cuando esto sucede, quiere decir que su enojo es por una causa trivial y no pasarán muchos minutos antes de que vuelva a mostrarse jovial y juguetón como es su costumbre. Perro que ladra no muerde y león que ruge no ataca, nunca lo olvides.

FacebookTwitterWhatsApp