La tirada del hexagrama – mucho más que una respuesta

Una tirada sencilla, una respuesta concreta

Dentro de las múltiples opciones en tiradas de Tarot, la del hexagrama conjuga dos aspectos fundamentales: la sencillez y una respuesta compleja. Generalmente, estas dos virtudes del Tarot no suelen ir de la mano, pero esta tirada hace posible el milagro y junta lo que parece haber sido concebido para permanecer separado.

Procedimiento de la tirada del hexagrama

Piensa en la pregunta concreta que necesitas hacer. Debe ser algo específico y la pregunta debe tener una forma gramatical perfecta, por ejemplo: ¿Qué va a pasar sin no me divorcio? ¿Me van a despedir?¿Qué sucede con la salud de mi madre? 

Después de haber barajado y cortado el mazo de Tarot con los setenta y ocho arcanos que lo conforman, seleccionarás seis cartas que dispondrás en orden de salida de la siguiente manera:

  • Carta uno: en el tope
  • Carta dos: a la derecha y un poco más abajo de la uno
  • Carta tres: a la derecha y un poco más abajo de la dos.
  • Carta cuatro: a la derecha y exactamente alineada debajo de la uno
  • Carta cinco: a la izquierda y un poco más arriba de la cuatro
  • Carta seis: a la izquierda y un poco más arriba de la cinco

Al final nos quedará un círculo de seis cartas perfectamente formado. Pero deberemos recordar muy bien el orden de las cartas, ya que cada una tiene un significado específico.

Interpretación de la tirada del hexagrama

Carta uno – la causa: nos habla del pasado que hizo que llegáramos a la necesidad de estar consultando acerca de esta situación. Aparecerán las responsabilidades, tanto propias como ajenas y de todo lo que se fue gestando hasta armarse una bola de nieve.

Carta dos – oportunidades: nos cuenta acerca de lo que tenemos a favor para lograr lo que queremos. Puede tratarse de cualidades personales que nos pertenecen a nosotros o a quienes nos rodean y que actúan a favor. Por otro lado, también pueden ser situaciones aledañas que favorecen nuestra causa.

Carta tres – amenazas: se trata de todo aquello que nos impide lograr lo que buscamos. Es posible que sean los intereses encontrados con los que nos topamos, como también nuestros defectos y hasta circunstancias que no dependen de nosotros, tal como la falta de dinero o la inexistencia del amor por parte de la otra persona.

Carta cuatro – resultado final: es la última carta que tendremos que revelar, ya que es la que resuelve el conflicto y nos da la síntesis de lo que ocurrirá al final del proceso.

Carta cinco – obstáculos externos: es todo aquello que está en contra y que actúa de forma más intensa y certera que las amenazas. Mientras que las amenazas están latentes, los obstáculos son más tangibles y son lo primero que tendremos que atacar y vencer.

Carta seis – ayudas externas: llega el respiro que estábamos buscando y nos encontramos con personas e instituciones que llegarán de afuera y obrarán en nuestro favor. Podemos contar con estas ayudas y recurrir a ellas ahora mismo.

FacebookTwitterWhatsApp