Cuál es el punto débil de cada signo del zodiaco

Todos tenemos un punto débil, ese talón de Aquiles que nos hace trastabillar cuando creemos que lo tenemos todo ganado. No reconocer que somos falibles solo nos conducirá a un abismo desde el cual despotricaremos porque «el mundo ha confabulado en contra de nosotros.»

¿No te parece una mejor idea conocerte un poco mejor y saber cuál es esa debilidad que ha nacido contigo? El signo del zodiaco demuestra una vez más ser determinante en asuntos de personalidad. Por eso estamos aquí: te presentaremos ese niño miedoso que vive en ti, pero que siempre estás a tiempo de fortalecer.

Descubre el talón de Aquiles de cada signo del zodiaco

Aries – sus explosiones: el carnero explota sin razones aparentes y sin ellas vuelve a ser el de siempre. Eso está muy bien durante el período en el que vive con sus padres. En cambio, cuando sale a enfrentarse al mundo, se dará cuenta de que esa faceta de su personalidad lo lleva a luchar contra dragones enfurecidos con un escarbadientes. Si no corrige sus arrebatos, se enfrentará a despidos laborales y un corazón roto cada vez que lo abandonen porque ya no lo soportan.

Tauro – su conservadurismo: el temor al cambio es el yugo con el que Tauro tiene que cargar. El mundo avanza a un ritmo vertiginoso, pero el toro decide quedarse en el tiempo. Esta es una muy mala idea cuando decide abrir su propio negocio o cuando tiene hijos. El cambio terminará arrasando con sus ideas de todas maneras.

Géminis – su falta de rumbo: vivir como un errante le da al representante de los gemelos un toque bohemio que lo hace irresistible. Sin embargo, eso no paga las cuentas ni ayuda a encontrar la estabilidad que todos, tarde o temprano, necesitamos.

Cáncer – olvidarse de sí mismo: en su afán por cubrir las necesidades de los demás, el cangrejo puede llegar a olvidarse hasta de respirar. Si bien esto es una metáfora, no lo es cuando se da cuenta de su guardarropas y su refrigerador no están tan abastecidos como el de sus vecinos… gracias a él.

Leo – su orgullo: lo peor de todo es que el león considera a esta característica su mejor escudo contra los ataques emocionales. Si no hace nada para desarrollar su humildad, pronto se encontrará cenando solo frente a un televisor que transmite una película ideal para ser vista de a dos.

Virgo – ser tan crítico: todos queremos que nos digan la verdad y que nos den una crítica constructiva… pero nunca destructiva. Llegará el momento en el que los que rodean al hijo de la virgen ya no compartan sus dudas, sus logros, sus penas ni sus alegrías con ellos. ¿La razón? Es muy clara: nadie quiere sentirse que lo tratan de inepto.

Libra – ser tan aprovechado: el hijo de la balanza te engatuza para lograr sus objetivos. En un principio, los logra sin problemas. Sin embargo, cuando las personas que fueron engañadas por su «magnética personalidad» se percatan de que han hecho el papel de tontos, se irán de la vida de Libra sin dar explicación alguna.

Escorpio – su veneno: el arácnido es capaz de albergar tanto veneno dentro de sí que si se llega a morder, morirá con su propia ponzoña. Deberá aprender a ser más tolerante y a perdonar si quiere tener una vida feliz.

Sagitario – su agresividad: dentro del espíritu del arquero hay todo un conquistador. El problema es que no escatima agresividad para lograr lo que se propone. Tendrá que sacrificar algunos logros en pro de una existencia más pacífica.

Capricornio – su ambición: llegará el día en el que la cabra mire a su alrededor y solo vea un descampado sin habitar… todos se habrán ido, y se habrán llevado también sus posesiones materiales. Capricornio no se decidirá acerca de si sufrir por la pérdida de sus afectos, o de sus posesiones. Su ambición es el verdugo que puede hacerlo vivir una vida miserable si no aprende a moderarla.

Acuario – su dadivosidad: cuando damos todo de nosotros, nos vaciamos. Acuario tiene esa facultad de hacer el bien sin mirar a quien. ¡Lástima que sea tan ciego! Y de forma voluntaria. Si quiere aprender a cuidar su corazón, tendrá que activar sus filtros.

Piscis – su credulidad: lo que le digas a Piscis, te lo creerá. Si da con personas sinceras y de buenas intenciones, su vida será una maravilla. Lamentablemente, no podemos prometerle que no se topará con personas cuya vileza las llevará a aprovecharse del pez. ¿Una recomendación? Estudiar el lenguaje corporal que emitimos cuando mentimos.

FacebookTwitterWhatsApp