Cómo es el niño de Escorpio

Los niños son muy diferentes entre sí y una de las razones es su signo zodiacal. Aún les restan muchos años de aprendizaje, por eso no debes asustarte si ves aquí ciertos defectos con los que crees que te costará lidiar más adelante. Los escorpiones están llenos de virtudes maravillosas que manifiestan desde sus más tiernos años.

Cómo son los pequeños escorpión

  • Emocionales: ellos manifiestan todo lo que sienten de manera espontánea, hasta repentina. Del mismo modo que ahora te abrazan y te hunden la mejilla con un ruidoso beso, dentro de cinco minutos te estarán deseando la muerte por ser tan “malvado” o “maligno” con ellos. Hay algo que resulta muy gracioso y es que repiten todo lo que oyen y lo descontextualizan. Puedes llegar a llevarte un insulto muy pintoresco si un arácnido bebé no está feliz con tu decisión.

 

  • Cero tolerancia a la frustración: si trabajas con niños o tienes un pequeño escorpión en casa, no debes alarmarte si es que larga todo ante el primer intento. Nuestro rol de adultos es prometerles que lo lograrán si siguen insistiendo. Es verdad que nos darán más trabajo que otros pequeños, pero el resultado de ver cómo cambia la actitud de un nativo de noviembre es satisfacción suficiente para esforzarnos y ayudarlos a superar este trance.

 

  • Cariñosos: tenemos que darles el crédito del cariño. Les encanta abrazarte, amarte y manifestarte todo ese amor que explota en su pecho. Tenemos que ser muy cuidadosos de no tomarnos a la ligera un “te amo” de su parte, ya que el corazón herido de un escorpión tarda muchos años en sanarse.

 

  • Invasivos: en su afán de investigarlo todo, invaden tu espacio con sus preguntas, con sus oídos siempre alertas y con su cuerpo siempre en medio de tu camino. No te molestes por esta actitud, solo enséñales a respetar la privacidad de los demás, en especial de los adultos.

 

  • Egocéntricos: dirás que todos los niños lo son y es verdad, pero el egocentrismo y el egoísmo de un escorpión no pasan desapercibidos. Tienes mucho trabajo por delante si quieres que en el futuro no sean rechazados por su falta de contemplación hacia los demás. Es difícil que pasen la barrera y se transformen en adultos generosos, pero puedes evitar que sean personas que solo saben mirarse el ombligo y que creen que el mundo pasa por ellos.

 

  • Demandantes: requieren de tu amor, de tu mirada constante y de tu atención permanente. No hay tregua con los escorpioncitos. Si no lo tienen, recurrirán a medidas drásticas como la mentira o fingir un dolor o hasta una enfermedad. Asegúrate de atenderlos de forma cabal. Necesitan sentir que estás ahí para protegerlos pase lo que pase y que nunca les fallarás.

Artículos Relacionados

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp