Cinco consejos para cuidar niños y bebés de signos de agua

Los niños de agua ven el futuro como si ya hubiera ocurrido

¿Estás a cargo de un niño de Piscis, Escorpio o Cáncer? Entonces debes conocer ahora mismo los cinco consejos para cuidar niños y bebés de signos de agua, ya que de lo contrario, te sorprenderás, o mejor dicho te asustarás, cuando lo veas hablando con su amigo imaginario y luego te diga que lamenta mucho que tengas que despedirte de tu abuelito, para constatar, antes de que transcurra una semana, que tu adorado abuelito ha fallecido.

No se trata de que salgas corriendo de su lado, sino de que comprendas que ellos tienen una percepción de la realidad que es mayor que la tuya. Cuando lo comprendas, formarás un vínculo de por vida con ellos.

La realidad de los niños de agua no es tu realidad

Lo primero que hay que entender cuando comenzamos a cuidar a un niño nacido bajo la influencia del agua, es que su realidad es más abarcativa que la tuya y que, probablemente, le dedique más tiempo a aquella que tú no puedes ver. Así es que si lo ves conversando con su amigo imaginario, jamás se te ocurra decirle que se deje de tonterías, no sólo porque herirás sus sentimientos, sino porque te llevarás una sorpresa tal que habrás deseado haber cerrado la boca. Es que ellos pueden predecir el futuro y, al tratarse de niños, lo harán de la forma menos diplomática posible.

El ocio creativo

Si para crear se necesita ocio, esto se duplica para los niños de los signos de agua. Con esto debes saber que si los ves paseando solos por el jardín, echados sin hacer nada en el sofá más cómodo de la casa o simplemente mirando la nada, es porque están creando mucho más de lo que diez manos podrían crear juntas, sólo que lo hacen con su pensamiento. Así es que no los interrumpas, déjalos hasta que ellos te busquen.

Presión cero

Si hay algo que funciona muy negativamente con estos niños, eso es la presión. Sí, es cierto que en la mayoría funciona muy bien, pero ellos no forman parte de esa mayoría, sino que son los exclusivos y sensibles niños de agua, así es que deben ser tratados de forma especial. Lo mejor que puedes hacer para que hagan su tarea y cumplan con sus obligaciones, es apelar al cariño y a ponerte tú en el rol de víctima si no lo cumplen. Les llegarás mucho más a través del corazón que a través de una amenaza o presionándolos.

Magia a toda hora

Mientras que otros niños requieren de la magia a la hora de ir a dormir, los niños de agua tienen una constante necesidad de ella, por lo que puedes recurrir a ella cuando necesites tranquilizarlos o hacer que te obedezcan, sólo diles que has visto al duende del libro que están leyendo y que estaba muy enojado porque Juancito no se cepilló los dientes ayer. Pruébalo y ya verás cómo comienza a obedecerte en todo.

Asígnales tareas

Las responsabilidades domésticas cotidianas los hacen sentirse importantes, pero debes asignárselas dándole una razón para cada una de ellas, puesto que son dispersos y tienden a olvidarse, pero si les dices que con eso te alivianan el trabajo y que tu dolor de espalda desaparecerá gracias a ellos, lo harán de mil amores.

FacebookTwitterWhatsApp