Cómo es Cáncer cuando se enfada

¿Cómo se comporta un Cáncer enojado?

Los enfados no son fáciles de manejar. Algunos de ellos nos sobrepasan y nos convierten en personas que nunca seríamos si la bronca, la furia y la rabia no se hubieran apoderado de nosotros. Sin embargo, algunos signos tienen la facultad de poder dominar parte de su enojo y no mostrarse tan ferozmente violentos, lo que es el caso de Cáncer, un signo que, por muy enfadado que esté, sabe lo que hace.

Un enojo muy interior

  • Guardan las apariencias: a diferencia de otros signos explosivos, Cáncer es muy pacífico cuando se enoja. Tanto es así que muchas veces es difícil, incluso para quienes conviven con ellos, darse cuenta de que están ofendidos.

 

  • Se encierran en sí mismos: la primera reacción de un nativo de este signo cuando se siente ofuscado es tratar de encontrar refugio en sí mismo. Para ello se esconde en su caparazón y oculta así sus verdaderos sentimientos. El mal humor es otro de los sellos de fábrica de este signo; no habrá enojo sin mal humor de por medio.

A no confundirse

  • Se ofenden con facilidad: el hecho de que los cangrejos sean sumamente pacientes, no quiere decir en absoluto que les cueste enojarse. Debido a su sensibilidad a flor de piel, encuentran la ofensa a la vuelta de la esquina y les cuesta mucho salir de ese estado.

 

  • Mordacidad a flor de piel: dado que no explotan, lo que hacen es lucubrar una forma de lastimarte. Con sus tenaces pinzas pellizcan exactamente en dónde duele más. Tienen la facultad de manejar la intuición a placer, por lo que sabrán exactamente cuales son tus puntos débiles y los atacarán sin piedad si sienten que has sido cruel con ellos.

¿Cómo lidiar con un Cáncer enojado?

  • Apelar al cariño no es una idea a desechar: no es fácil, nada fácil manejar el enojo de estos representantes del zodiaco. Si bien no agreden de forma violenta, sí lo hacen de una manera sutil y velada, por lo que habrá que ser muy maternal o paternal con ellos, intentando enseñarles que hiriendo al otro no conseguirán sanar su corazón.

 

  • Solo resta insistir un poco más: habrá que tener mucha paciencia para lidiar con la coraza impenetrable del cangrejo cuando se ha enfadado. Por eso es que la perseverancia es la cualidad que, junto con la ternura, más nos ayudará a que estos nativos logren abrirse nuevamente con nosotros.

Afrentas que no se olvidan

  • Lo que has hecho será recordado por siempre: si crees que el cangrejo aplica con eficiencia el concepto del “borrón y cuenta nueva”, es mejor que vayas cambiando tu forma de verlos. Cáncer jamás olvida, ni mucho menos perdona una afrenta recibida. Si notas que luego de haberlos ofendido en su fuero más íntimo, su mirada hacia ti cambia, no esperes que esto sea algo circunstancial.

 

  • Serás desterrado de su corazón: a partir del momento en que les faltas el respeto, o insultas su honor o traicionas su confianza, ya no habrá esperanzas para ti en el corazón del cangrejo.

Artículos Relacionados

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp